Tres voluntarias de ANAR España llegan a nuestra sede en Lima

Las voluntarias colaboran con ANAR Perú desde el pasado 17 de julio, prestando su ayuda en la difusión y expansión de la línea telefónica de ayuda al niño y al adolescente en el Perú.
Lima, julio 2016
Irene, Marina y Beatriz, tres españolas miembros de la Fundación ANAR España, visitaron nuestra sede en el Perú para apoyar, entre otras actividades, en la difusión y creación de conciencia sobre la línea telefónica en nuestro país. Desde el pasado 17 de julio las voluntarias han podido conocer de primera mano el funcionamiento del Teléfono ANAR, creado en España y que desde hace 18 años funciona en el Perú.
A pesar de su semejanza en cuanto a maneras de actuar y los protocolos realizados en las distintas llamadas, las voluntarias resaltan la diferencia de la sede peruana frente a la española: “Lo que más nos llamó la atención fue la existencia de la línea en Quechua, ese tipo de iniciativas son las que enriquecen a la Fundación ANAR”, cuenta Irene, la única psicóloga de las tres. Marina por su parte es ingeniera y Beatriz, periodista. “Colaboramos con ANAR aportando conocimientos de nuestros diferentes campos de estudio”, aclara Marina.
Durante su estadía en nuestro país, han realizado diversas actividades entre las que se destacan la realización de un taller en la Asociación Cristiana de Jóvenes. También visitaron el colegio Alma Máter, en Santa María del Triunfo, donde trabajaron con adolescentes entre 13 y 15 años y asistieron a Radio del Sur, para participar de nuestro programa radial “ANAR te escucha, tu voz te protege”.
“Ha sido una experiencia increíblemente enriquecedora y muy distinta a nuestra labor en España. A nuestro retorno queremos trasladar lo aprendido aquí”, afirma Beatriz. Las tres voluntarias coinciden en que ANAR Perú “se adaptan muy bien a las necesidades de los jóvenes teniendo en cuenta su contexto socio-cultural”.
Las voluntarias estarán en nuestro país hasta el 23 de agosto difundiendo el Teléfono ANAR en la ciudad de Piura y sumando sus esfuerzos para que la línea de ayuda siga siendo una referencia para todos los niños, niñas y adolescentes que necesiten a alguien que verdaderamente los escuche.